MENU
curar la diabetes

España, protagonista de los avances dirigidos a tratar de curar la diabetes tipo 1

2 de mayo de 2019 • CONGRESO NACIONAL DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE DIABETES

Los últimos avances de las potenciales nuevas terapias para el tratamiento de la Diabetes Mellitus tipo 1 (DM1) resultan esperanzadores, y muchos de estos progresos proceden de expertos y centros de investigación afincados en nuestro país. “España está a la vanguardia de la investigación en estas nuevas terapias, con científicos de alto prestigio en el campo de la Nanomedicina, como el Dr. Pere Santamaría, o en la aplicación de la tecnología de las células madre, que lideró en su momento Bernat Soria y de la que actualmente son un buen exponente los trabajos de la Dr. Rosa Gasa”, asegura el Dr. Benoit Gauthier, investigador principal del Departamento de Regeneración y Terapia Celular del Centro Andaluz de Biología Molecular & Medicina Regenerativa gestionado por la Fundación Progreso y salud de la Consejería de Salud (Junta de Andalucía).

Este experto, junto a Pere Santamaría y Rosa Gasa, participó en una mesa del XXX Congreso Nacional de Diabetes en la que se esbozaron las principales líneas de investigación dirigidas al propósito de curar la DM1. La prevención, la protección de las células productoras de insulina para enlentecer la progresión de la enfermedad después de un diagnóstico temprano y la terapia celular sustitutiva en etapas más avanzadas son algunos de los ámbitos sobre los que se puso el foco.

“Probablemente, un futuro tratamiento de la DM1 consistirá en una terapia combinada de las tres aproximaciones que veremos en esta sesión: aplicación de nanovacunas, células madre y el abordaje farmacológico”, sentencia el Dr. Gauthier, quien no duda en afirmar que, “tarde o temprano, la cura para la DM1 llegará. Nosotros tenemos ese sueño, que es compartido por asociaciones de pacientes y familiares, y es con ellos con los que tenemos el compromiso de trabajar sin descanso para lograrlo”.

Hacia la curación de la diabetes
La diabetes mellitus tipo 1 es una enfermedad autoinmune que ataca selectivamente a las células beta productoras de insulina en los islotes al infiltrar células inmunes. Como resultado, el organismo ya no puede producir insulina y desarrolla hiperglucemia y, si no se trata, termina causando la muerte. A pesar de los avances en la tecnología de dispositivos médicos y los análogos de insulina, así como en la generación de células productoras de insulina in vitro, todavía no existe una terapia sólida para sustituir y proteger las células beta que se pierden en la DM1.

La apuesta del grupo de investigación del Dr. Gauthier para buscar una solución para la diabetes tipo 1 pasa por la re-educación del sistema inmune y por promover mecanismos de “trans-regeneración” para restablecer la población de células beta secretoras de insulina; a su juicio, “las terapias factibles y con potencial éxito para la DM1 requieren este abordaje simultáneo”. En este sentido, se considera clave la activación del receptor homólogo hepático 1 (LRH-1) con un agonista, lo que facilitaría el “diálogo” entre el sistema inmune y los islotes pancreáticos, permitiendo alcanzar ambos objetivos: recuperar con éxito la tolerancia inmunológica y la restauración de una masa funcional de células beta pancreáticas.

Se trata, en definitiva, de transformar un entorno destructor de células inmunitarias proinflamatorias en un entorno antiinflamatorio que facilite la supervivencia de células beta y estimule su regeneración. La activación del LRH-1 sería, por lo tanto, la diana de nuevos agentes terapéuticos inmunorregenerativos para la DM1, una clase de fármacos sin precedentes. En los trabajos del Dr. Gauthier se ha identificado al LRH-1 (también conocido como NR5A2) como un objetivo farmacológico que permite (tanto in vitro como in vivo) restaurar el control glucémico en varios modelos de ratón de DM1 y mejora la supervivencia de los islotes humanos. De hecho, como informa este experto, “es factible el desarrollo de agonistas de LRH-1 de segunda generación más potentes y estables que se pueden administrar por vía oral en lugar de inyecciones diarias intraperitoneales”.

Nanovacunas para la DM1
Otro ámbito de investigación que está obteniendo avances en el camino hacia la curación de la diabetes tipo 1 es el de las nanovacunas. La línea de trabajo que sigue desde hace varios años el equipo del Dr. Pere Santamaría, investigador del IDIBAPS y de la Universidad de Calgary, se centra en evaluar la capacidad inmunomoduladora de una plataforma terapéutica basada en nanopartículas.

“Estos compuestos han demostrado claramente que son capaces de revertir el ataque autoinmune en diferentes modelos murinos de enfermedades como la diabetes tipo 1, la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide y las enfermedades hepato-biliares autoinmunes”, afirma el Dr. Santamaría, quien, además, recuerda que “las nanopartículas, en su versión humana, generan un efecto semejante sobre el sistema inmune de pacientes con estas enfermedades”. Por ello, reconoce, “estamos en una buena posición para afrontar en los próximos años el desarrollo de ensayos clínicos que nos permitan saber si el tratamiento podría ser clínicamente efectivo en humanos”.

A pesar que la diabetes tipo 1 es una enfermedad compleja de la que aún queda mucho por aprender, el experto del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer se muestra “optimista” sobre las posibilidades de curarla, ya que “existen múltiples líneas de investigación y muchos recursos destinados a buscar una cura para este tipo de diabetes, pero no debemos generar falsas expectativas ni establecer plazos ficticios”. Con todo, el Dr. Santamaría admite que “el objetivo final de nuestro trabajo, como profesionales de la salud, no puede limitarse a evitar las complicaciones asociadas al control subóptimo de la diabetes tipo 1 y mejorar la calidad de vida de los pacientes, sino poder llegar a curarla algún día”.

¿Autotrasplante de células productoras de insulina?
Por su parte, la Dra. Rosa Gasa, investigadora del IDIBAPS que se declara “moderadamente optimista respecto a la posibilidad de curar la DM1 a medio/largo plazo”, presentó en este foro un protocolo de transdiferenciación para generar células productoras de insulina (similares a las células beta pancreáticas) a partir de fibroblastos de piel humanos. Este abordaje, a su juicio, “tiene implicaciones clínicas muy interesantes, ya que abre la posibilidad de realizar autotrasplantes de células productoras de insulina generadas a partir de una biopsia de piel del propio paciente”.

Una de las ventajas de esta aproximación, según indica la Dra. Gasa, es que “no se necesita tratamiento immunosupresor para evitar el rechazo del injerto”. Además, se está evaluando la posibilidad de reprogramar los fibroblastos directamente, sin convertirlos primero en una célula pluripotente (similar a las células madre embrionarias), ya que, de esta manera, se evita el riesgo de formación de tumores ligado a la pluripotencia.

Para la experta del IDIBAPS, “esta línea de trabajo puede suponer el punto de partida para el desarrollo de protocolos de transdiferenciación hacia células productoras de insulina a partir de células adultas de fácil obtención”, convirtiéndose así en una vía alternativa a la producción de células beta a partir de células madre.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

« »