MENU
monitorización continua

La monitorización continua en el embarazo reduce las complicaciones

15 de septiembre de 2017 • DIABETES GESTACIONAL, DIABETES NEWS, HOME

Esta mañana se ha dado a conocer en Lisboa, con motivo de la EASD, una nuevo ensayo publicado en la prestigiosa revista The Lancet, en la que los autores de la misma señalan que la monitorización continua de glucosa debe ser ofrecida a todas las mujeres embarazadas con diabetes tipo 1 para reducir el riesgo de complicaciones para los recién nacidos.

Para las mujeres con diabetes tipo 1, monitorizar los niveles de azúcar en la sangre continuamente durante el embarazo a través de un dispositivo implantado ayuda a manejar mejor la enfermedad y mejora los resultados del parto en comparación con las pruebas tradicionales de pinchazos.

Uno de cada dos recién nacidos de mujeres con diabetes tipo 1 puede sufrir complicaciones como resultado de estar expuesta a niveles elevados de azúcar en la sangre materna. Las complicaciones pueden incluir anomalía congénita, parto prematuro, muerte fetal, necesidad de cuidados intensivos después del nacimiento, y mayores tasas de preeclampsia y cesárea para la madre.

Los autores del ensayo internacional dicen que, como resultado de estos hallazgos, este tipo de monitorización continua de glucosa debería ser ofrecido a todas las mujeres embarazadas con diabetes tipo 1 para ayudar a mejorar los resultados de los recién nacidos, y de las propias madres.

En el estudio, los investigadores ensayaron con un dispositivo de monitorización continua de glucosa (CGM) implantado que proporciona 288 registros de glucosa al día, lo que permite a los usuarios reconocer y responder los cambios en los niveles de azúcar en la sangre a medida que ocurren. Compararon esto con la monitorización tradicional, usado 4-8 veces al día, que consiste en pinchar el dedo y poner la sangre en una tira de prueba para medir los niveles de azúcar en la sangre.

El estudio incluyó a 214 mujeres embarazadas con diabetes tipo 1 de 18 a 40 años que manejaban su condición con insulina diaria (bombas de insulina o inyecciones diarias múltiples). La mitad fueron asignados al azar para usar el dispositivo CGM, y la otra mitad para usar el método de monitorización tradicional. El dispositivo se usó durante aproximadamente 24 semanas. El estudio se llevó a cabo en 31 hospitales de Canadá, Inglaterra, Escocia, España, Irlanda, Italia y Estados Unidos.

El dispositivo de monitorización continua de glucosa ayudó a reducir los niveles de azúcar en la sangre en una pequeña cantidad [0,2% (-0,34 a -0,03)]. En comparación con la monitorización tradicional, las mujeres que usaron el dispositivo pasaron más tiempo en el rango normal de niveles de azúcar en la sangre (68% vs 61% – equivalente a 100 minutos más por día) y pasaron menos tiempo con altos niveles de azúcar en la sangre (27% % – equivalente a 1 hora menos por día). El número de episodios de hipoglucemia grave y el tiempo de hipoglucemia fue comparable en los dos grupos (18 vs 21 y 3% vs 4% respectivamente).

Es importante destacar que los resultados del parto mejoraron para aquellas mujeres con diabetes que usaron monitorización continua de glucosa, reduciendo el número de bebés que nacen más grande que el promedio (53% vs 69%), el número de bebés admitidos a cuidados intensivos por más de 24 horas (27% vs 43% , y el número de bebés nacidos con niveles bajos de azúcar en sangre (15% vs 28%). En promedio, los bebés cuyas madres habían utilizado el dispositivo de monitorización continua de glucosa también salieron del hospital un día antes que los bebés cuyas madres usaron el control tradicional (3,1 vs 4 días).

“Durante mucho tiempo ha habido un progreso limitado en la mejora de los resultados de parto para las mujeres con diabetes tipo 1, por lo que estamos contentos de que nuestro estudio ofrece una nueva opción para ayudar a las mujeres embarazadas con diabetes y sus hijos”, dice el Dr. Denice Feig, Universidad de Toronto y Sistema de Salud de Sinaí, Canadá. “Mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro del rango normal durante el embarazo para las mujeres con diabetes tipo 1 es crucial para reducir los riesgos para la madre y el niño. Sin embargo, con el proceso tradicional, esto puede ser difícil ya que la sensibilidad a la insulina fluctúa durante el embarazo, lo que significa que el ajuste exacto de las dosis de insulina es complejo. Como resultado de nuestros hallazgos, creemos que este tipo de monitorización debe ser ofrecido a todas las mujeres embarazadas con diabetes tipo 1.

La profesora Helen Murphy, de la Universidad de East Anglia, Reino Unido, agrega: “Aunque la monitorización continua de glucosa es costosa, los costes adicionales probablemente serán compensados ​​por las estancias hospitalarias más cortas para los bebés y la reducción en las admisiones de la unidad de cuidados intensivos neonatales. Sólo necesitamos tratar a seis mujeres embarazadas para evitar que un bebé pesa más de lo normal al nacer y una unidad de cuidados intensivos neonatales “.

El estudio también analizó los efectos del dispositivo sobre los niveles de azúcar en la sangre para las mujeres que planeaban el embarazo, pero no encontró el mismo grado de beneficio para estas mujeres.

Related Posts

One Response to La monitorización continua en el embarazo reduce las complicaciones

  1. […] Los autores concluyen que: “Los resultados del embarazo con diabetes siguen siendo pobres en, a pesar de los avances significativos en la atención obstétrica y diabética”. A continuación, señalan que: “Las medidas para preservar la función de las células beta pueden mejorar los resultados, y se necesitan más estudios para explorar esto”. Como por ejemplo un buen control de glucemia permanente como indicábamos hace unos días en este post. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

« »